miércoles, 28 de septiembre de 2011

Cuando el hombre canta


Decía Facundo Cabral, cantoautor tan argentino como desconocido, cuando el hombre trabaja, Dios lo respeta, mas cuando el hombre canta, Díos lo ama. Por eso y porque Adolfo (Café Lanzós, el café de lar Tartas de Chona) no para en su empeño de dignificar el Casco Histórico de Betanzos con cultura y más cultura, yo lo respeto. Y, esta vez, se han unido al carro de la buena causa, el Lastras (muy bueno el carpaccio de pulpo) y la Asociaación de Amigos del Casco Histórico de Betanzos. Y que tome nota quien le corresponda, porque la sociedad civil, ha pisado el acelerador, y las instituciones, me temo que, no son capaces de seguir el ritmo. Espabila que te quedas. El próximo viernes, que no es ni hoy ni mañana, sino pasado mañana, en este escenario divino que es el Atrio de Santa María de Azogue, Dios se callará porque sonarán las bandas: Juan Carlos Casal Trío Jazz, Quando Band y Spiritual.

Qué suene la música!

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Sobre un vidrio mojado


¿Dónde estamos en los malos tiempos?. Quizás en Hawaii, Quizás en Bombay. Los hay que aún están encerrados en el cuarto de los huéspedes y otros que van camino a Soria. También los hay que no se fueron de miña terra galega donde el cielo es siempre gris. ¿Y cien gaviotas dónde irán? Allí estábamos, un día, dos días, tres días, enamorados de la moda juvenil mientras todos los negritos pasaban hambre y frío, uo, uo, uo. Estaba el tonto Simón, un pingüino en el ascensor, mis amigos, Manolito, Joselito, Lolo, Sebastián... y mis problemas con las mujeres. Nos pasábamos la noche bailando y los vecinos, mientras tanto, no paraban de molestar; pero la culpa siempre fue del cha cha cha. Mirando a los ojos de la gente, te sentabas en el banco, bajo el semáforo donado por el Concello de Santiago, y, en una décima de segundo, pasaba la chica de ayer. Y llegaba el domingo y ¡Ay! hoy no me puedo levantar. El local siempre lleno de miembros destacados del Club del Alcohol y Reinas del Caribe. Y en la puerta el cartel de COMPLETO. Adios papá, adios mamá. Y, todos los sábados, a las tantas en punto, allí estaba el Rey del Glam, David Bowie, para bailar una repichoca con Tina Turner. También era habitual El Boss con su Jack Daniel’s y uno U DOS amigos, y muchos más también. Y si era mes de verano, también estaban los de Madrí, porque claro, allí no hay playa. POLICE venía de cuando en cuando para medir, a ojo de buen cubero, los decibelios del message in a bottle, mientras Frikis, amante bandido y mártir, les decía: “de do do do de da da da es todo lo que quiero decir”. Y es que, ¿quién detiene palomas al vuelo volando a ras de suelo?. Y las fiestas, ¿qué me dices de las fiestas?. Alquilar un ternero para hacer un San Fermín de juja, "si se tumba le metéis los dedos en el fouciño para que se levante", decía el paisano. Fiestas sevillanas con caballos de Lorbé, trajes de alquiler y el camión de las gaseosas al más puro estilo rociero. Fiestas trogloditas, vampiras, sesenteras, el 600 de María José escaleras abajo para acomodarse en la barra... tropicales con más de cien metros de mural pintado a cien por hora, cuantas risas, cuantas fiestas, cuantas historias. Moita carallada. Como hemos cambiado querido hombre G, que vives en el recuerdo. Parking se fue convirtiendo la Calle del Rollo en la Calle del Olvido. Qué secretos, qué historias guardarán aquellos espejos, unos verticales, otros horizontales. Y es que en los 80s no había internete ni feisbú y lo que tenías que decir, lo escribías sobre un vidrio mojado.

Firmado: un quedao de los 80s

Y hablando de luigotipos, este ochentero, que no es el primero, sino un rediseño de aquel del maestro Muñoz, está hecho antes de que los ordenadores de la manzanita fuesen nuestras herramientas de trabajo. Ahí como lo ves, Rotring con tinta negra y Letrajet para el color. El Letrajet era una especie de aerógrafo al que se le enchufaban unos rotuladores PANTONE, aún lo conservo en la estantería del recuerdo. Cómo hemos cambiado en esto del diseño gráfico.

martes, 6 de septiembre de 2011

La rutina es mala para la vista


Que yo voy mucho por el Café Lanzós de Betanzos (ojo, el 16 de septiembre por la noche hay concierto), lo sé yo, y alguien más también. Que no tengo hora ni día. Cierto. Unas veces que si aparco en la Rivera y toma Ferreiros. Un poco de aire!!!!. Otras veces toca Santa María. De vez en cuando Porta da Vila. Y de cuaaaaanndo en cuando, Rúa Nova. Cuatro opciones, cuatro rutinas. Pero mira, el otro día, que voy yo por el callejón de los gatos okupas, entre ruinas y furgonetas con sabor a pan de leña, y mira lo que me encuentro: La Torre de Santi. Si ya lo digo yo, la rutina te hace perder visión de las cosas bonitas. Busca, busca!!!

Edición de 20 piezas numeradas y
firmadas a mano en la parte inferior.
Luis Galán 2011.

luis@sistema.es

Dimensiones:
48 x 60 cm
80 x 100 cm
100 x 125 cm