jueves, 7 de mayo de 2009

La esperanza nunca se pierde


Estos carteles son de finales de los 90. Pasaron años, pero siguen habitando mi memoria vestidos de recuerdo agridulce. Es duro pensar en las consecuencias que se inventan estas malditas enfermedades para fastidiar. Pero siempre queda el consuelo de que, quizás, uno ha hecho de un cartel un objeto útil. La esperanza nunca se pierde.

Carteles vectoriales realizados para una agencia de publicidad llamada Difux. No sé si hoy existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario