martes, 14 de abril de 2009

Yo crecí con el Duralex


Yo no soy de la generación Petit Suisse. ¿Qué cómo sabes si alguien pertenece a esa generación? Se nota básicamente en la altura. A mí me tocó crecer al son de caldiño gallego, filete de croca con patatas de Betanzos y tirabeques con sabor a mayo. Eso sí, en invierno en plato de porcelana y en verano en plato de Duralex. Qué veranos los de los 70 y 80. En un sitio que antes se llamaba Sanjenjo y ahora se llama Sanxenxo. Y ya lo dice su nombre: ya no es lo que era. Ahora los veranos tienen platos de Pórtico, Ikea o Carrefour. En la playa no hay sitio ni para un plato de postre. Y en la panadería hay colas de quince barras, trece baguettes y tres bollos. Qué poco dura el Duralex.

Duralex, dibujo vectorial, Luis Galán 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario